Masificación

Se habla mucho por aquí de la situación actual de la enseñanza médica en Murcia, deficiente desde ahora (como vamos atestiguando), deficiente desde hace 40 años (como atestiguará casi cualquier médico que pasara por aquí, empezando por los propios profesores que es lo que nos dicen el primer día de clase), y creo que es importante hablar sobre el futuro, y es que la calidad de la Facultad de Medicina está en caída libre.

No se trata de malos augurios, pataletas sobre docentes o simples ganas de críticas. Se trata de hechos objetivos, como profesores que se niegan a dar clase o estudiantes que no pueden hacer prácticas, o de medidas de la Junta de Facultad que son como tiritas para un cáncer. Estamos hablando del problema más serio que ha tenido la Facultad en los últimos años y no ha hecho más que empezar: El problema de la masificación.

¿Qué problema es?

El problema se resume en lo siguiente: La Facultad de Medicina lleva varios años ofertando plazas por encima de su capacidad. Ahora mismo la situación está desbordada y lo peor es que en los próximos años la situación empeorará, llegando a una situación crítica si no son capaces de solucionarlo de alguna manera.

¿Cuándo comenzó?

Más o menos por los años 2005 y 2006. En aquella época el debate sobre el déficit crónico de médicos se extendió a la opinión pública durante meses, presionándose para aumentar el número de plazas de las facultades españolas.

Finalmente la Universidad de Murcia anunció que se aumentarían las plazas, comenzando el curso 2006/2007 con 130 alumnos en lugar de los 105 que se establecía desde hace años.

Al margen del debate teórico de si debían aumentarse o no el número de plazas, a efectos prácticos 25 plazas más cada año era algo asimilable para la Facultad. Si hubiesen parado ahí, no habría habido más problemas y no estaríamos hablando aquí de este tema.

Pero no se paró. Al año siguiente aumentaron el número de plazas a 150, luego a 175…hasta el nivel actual, que es de 200 alumnos cada año. Cualquier economista, empresario, cualquier persona con dos dedos de frente diría lo mismo: es una locura. Veamos por qué.

¿En qué consiste exactamente el problema?

En verdad sólo hace falta un poco de matemáticas básicas.

Veréis, los cálculos que debieron hacer en la Facultad fueron simples. Si de un año pasamos de 105 a 130, tenemos un incremento del 24%. Sólo son 25 alumnos más, podemos con ellos. Al año siguiente pasamos de 130 a 150. Un 15%, 20 alumnos más. ¿Qué representan 20 alumnos más para una Facultad? Quizás tuvieron un poco más de cabeza y vieron que de 105 a 200 hay un incremento de casi el 100%. El doble de alumnos.

Pero a la hora de hacer proyecciones, ese sistema no nos sirve, ya que tenemos que contar el resto de cursos. Antes del aumento de plazas había 105 x 6 cursos= 630 alumnos. (Repetidores, erasmus, sénecas, etc. aparte). Si consideramos la primera ampliación, el primer año sólo aumentaría en 25 alumnos, ya que hay 1 curso de 130 y 5 de 105 años. Sin embargo, al año siguiente habría 2 de 130 y 4 de 105, es decir, 25 más. Y aumenta el año siguiente, y siguiente, de forma que a los 6 años habría 130 x 6 cursos= 780 alumnos.

En términos absolutos, un aumento teórico de 25 plazas provoca a los 6 años un aumento real de 150 plazas.

¿Sabemos lo que son 150 plazas? Con el mismo número de profesores, de instalaciones, de prácticas de hospital…hasta de plazas de aparcamiento. Supone un esfuerzo adaptativo muy importante. No es por nada que no se aumenten las plazas en las carreras de la noche a la mañana.

Vistos estos cálculos, cualquier persona razonable congelaría el nuevo número de plazas durante varios años para adecuar las instalaciones y servicios, pero por lo visto la Facultad no tiene esas personas razonables. Sólo vieron los números de plazas del año: 105, 130, 150… en lugar de los números reales: 630, 780, 900… hasta los 1200 alumnos que habrá en 2016, que son 600 alumnos más que hace 6 años.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS?

La premisa es muy sencilla: no cabemos todos.

En cuanto a instalaciones se refiere, la Facultad de Medicina ya está desbordada. Aparcamiento, biblioteca, laboratorios, sala de disección… cualquier estudiante de 5º y 6º que haga una visita al lugar lo notará, respecto a años pasados. La biblioteca, por ejemplo, que sólo en contadas ocasiones se llenaba al 100%, ya no da cabida a todos los estudiantes durante el curso, y no digamos en periodo de exámenes.

El edificio del Pabellón Docente, inaugurado hace sólo 5 años, ya no sirve. Incluso se discutió de hacer particiones en las aulas, una idea que sólo se puede calificar de chapuza. El esperpento llegó al extremo de ver cómo se daba clase en el Salón de actos porque no cabían en otro lugar.

Y cuestiones como las aulas de estudio o la cafetería pueden ser secundarias, ¿pero qué pasa con las prácticas? ¿Cómo metes 600 alumnos más en los hospitales? Pongamos el caso de los quirófanos, por ejemplo. El Morales Meseguer tiene media docena de ellos. Ya cuesta ahora mismo organizarse para que entren los alumnos de 3º, 4º y 6º, por no hablar de que el Jefe de Servicio directamente nos desprecia y la mayoría de cirujanos no soporta tener estudiantes, permitiéndose como máximo 2-3 en cada uno. ¿Qué pasará cuando el número de estudiantes se duplique?

La Facultad ya ha dado permiso al Rosell para dar prácticas y aliviar la presión, y en 2014 está proyectado que se termine el nuevo Campus de la Salud, que también ayudará en el tema de instalaciones.

Pero queda aún un tema más peliagudo. ¿Qué pasa con los profesores? Ya que las nuevas promociones se dividen en 2 grupos, los profesores tienen ahora la obligación de dar el doble de clases. El doble de trabajo cobrando lo mismo. ¿Sabéis la cantidad de profesores que se están negando a dar clases, o que sólo dan a un grupo, o cualquier tipo de arreglo con el objeto de no cumplir con sus nuevas responsabilidades? Pensemos en los cirujanos de los cursos superiores, que muchos ya faltaban a más de la mitad de sus clases. ¿Creéis que van a dar ahora, así por las buenas, el doble?

¿QUÉ ES LO QUE VA A PASAR?

El problema ya es ahora mismo grave, y como hemos dicho, hasta 2016 va a seguir aumentando el número de alumnos, yendo todo a peor y pagando por los excesos cometidos 10 años atrás.

En la peor de las situaciones, esto reventará por algún lado. Hablamos de medidas drásticas del tipo de recortar las plazas o incluso de limitar las matriculaciones de un curso al siguiente basándose en criterios de nota, por ejemplo. De todas maneras es algo muy improbable.

En la mejor de las situaciones, la Facultad acabará acomodándose al nuevo número de alumnos y conseguirá aguantar como sea hasta que se estabilice la situación.

Pero desde el punto de vista académico la situación se ha deteriorado ya de forma irreversible.

Las nuevas promociones no van a poder estudiar en la biblioteca de su propia Facultad, también es posible que algunas clases se hagan en otros centros universitarios por falta de espacio; las clases cambiarán, ya sea porque el profesor no esté dispuesta a darlas o porque mande a becarios o residentes para no hacer el trabajo, o simplemente la den de forma malhumorada (más aún); las prácticas serán un auténtico infierno, ya no estará un alumno o dos con un médico, sino que se irá en pelotones de cinco o seis, y por supuesto limitando la presencia en quirófanos, consultas y plantas; se acabó eso de la atención que pueda darte un médico o cirujano de forma particular, ya sea ofreciéndote que le ayudes a explorar o en una operación, porque ya no eres tú solo, sois media docena más; las tutorías o ayudas que podía darte un profesor, ya no serán lo mismo, porque hay una cola detrás de ti que quieren lo mismo.

Y lo peor de todo, las críticas que hacemos ahora de una enseñanza más humana, más personalizada, el ser un estudiante y no un simple número…bueno, si ahora eres sólo 1 de 100, imagínate 1 de 200. La Facultad será como una fábrica industrial, sacando hornadas y hornadas de médico cada año, sin conocerlos siquiera. Una pieza más de la máquina.

¿Puede parecer exagerado? Sí, quizás parece que lo estamos dramatizando. Pero fijaos en esos cambios sutiles de cada año. Esa sensación de que esto está cada vez más lleno. Cuando vayas a los ordenadores, cuando estudies en la biblioteca, cuando estés en la cafetería…simplemente piensa en como era el año anterior. Piénsalo. Es lo que está haciendo ahora mismo el Decano.

Anuncios

4 Respuestas a “Masificación

  1. Este año, en sexto, la última promoción de 105, hemos estado en el Morales Meseguer 9-10 alumnos con 1 cirujano, y dando gracias. Es posible que haya gente de la opinión de que toda la vida ha ido el médico con su séquito detrás aprendiendo de él, pero si yo estuviera en una cama con una apendicitis lo último que me gustaría es que 10 personas, una tras otra, me tocaran donde me doliese a rabiar, por mucho que tengan que aprender; me pareció inhumano.
    Y esto es, ni más ni menos, porque ningún cirujano más quería hacerse cargo de nosotros.
    No quiero ni pensar dentro de unos años cuando sean el doble…

  2. No os podeis ni imaginar lo que es llegar el primer día a clase y que te digan, “por favor,no vengais a clase y así podemos juntar los dos grupos para no tener que venir dos horas a dar lo mismo”, y estar oyendo eso el primer minuto de las dos primeras semanas (gracias MAB), que un viernes por la mañana a las 8 uno de los de AP eche una foto con el móvil a la clase para mandarsela al decano y juntar los grupos, que Segovia no pare de ridiculizarnos por hacerle dar lo mismo dos horas al día, que algunos de cirugía ni aparezcan,y así un largo etcétera, si la gente no está dispuesta a dar clase que no la den, pero que no nos traten como si fueramos ganado.

  3. Lo mejor de todo es que se aumentaron las plazas por DINERO. La consejería de educación hizo un convenio de la facultad por 9 MILLONES de euros para duplicar esas plazas. Lo que no comprendo es por qué ese dinero no se ha destinado a aumentar el profesorado en todos los hospitales y poder asumir mejor la carga de alumnos…

  4. Si que es útil lo que has expuesto acá. Siento muy similar toda la problemática que expones sobre tu facultad con la mía. Soy de Bogotá -Colombia y esto de la masificación afecta gravemente la calidad educativa de los médicos, desde que sea menor el número de pacientes que puedas tratar, menor el número de cirugías a las que asistas, menores partos, menos puedes ver como el especialista explica algo ante tanto estudiante, que incluso hasta la función del estudiante queda reducida a la de un secretario soplamocos. Y lo peor es que los hospitales no son suficientes para cubrir tales plazas , y hay pocos profesores. Lo bueno sería que tuviera una facultad de medicina su propio MEGAhospital… No se si donde estás en la Facultad de Medicina en Murcia pueda también tener su propio hospital o ampliar su capacidad si es que ya lo tienen, por que de seguro que al sinvergüenza que se le ocurrió aumentar las plazas no pensó en buscar cupos en el hospital y profesores nuevos. Sin dudas la masificación es la purita muestra de la corrupción inmunda que existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s